Ubuntu 13.10 disponible para PCs, portátiles, móviles y tablets. Ahí es nada.

Los responsables de Canonical han anunciado la disponibilidad de Ubuntu 13.10 Saucy Salamander, que representa la primera edición de esta distribución que además de las tradicionales ediciones de escritorio y servidor también ofrece la primera versión estable para dispositivos móviles.

Por el momento los dispositivos soportados siguen siendo los mismos que cuando se inició el proyecto —Nexus 4, Galaxy Nexus, Nexus 7 y Nexus 10–, pero el soporte en tablets es por ejemplo limitado ya que en el caso del Nexus 7 la cámara no funciona, y la rotación de pantalla tampoco.

En el caso de la versión para smartphones, en Canonical dejan claro que aún queda camino por recorrer, y Jono Bacon aclaró que se trata de una versión orientada a “operadoras, OEMs y entusiastas”, pero no a usuarios finales, lo que deja claro que las prestaciones de Ubuntu for phones es aún limitado.

Eso no quita para que no podáis descargar dicha versión y probarla si tenéis un equipo compatible, desde luego: los propios empleados de Canonical llevan tiempo probandola en sus propios dispositivos, y las aplicaciones básicas –navegador, calendario, agenda– están integradas en el sistema. Veremos si la limitada cantidad de aplicaciones hace que el despegue sea adecuado o no.

En lo que respecta a la versión de escritorio, no obstante, pocos cambios. Los a buen seguro polémicos Smart Scopes (ya no solo aparecen resultados de Amazon en el Dash, sino también de otras fuentes como la Wikipedia o Flickr) pueden desactivarse, pero quieren mantener la vocación de Canonical por convertir al Dash en el centro universal de búsquedas que evite tener que ir a cada lado por separado.

Pocos cambios realmente notables más salvo el hecho de que una de las grandes novedades de Ubuntu, Mir, no está disponible en esta edición de escritorio (sí en el móvil) debido a que XMir (la capa de compatibilidad con X11) no funciona correctamente en configuraciones multimonitor.

Sea como fuere, ya podéis descargar la distribución y comenzar a probarla, pero como indican en un primer análisis que ya han publicado en Ars Technica, Ubuntu 13.10 deja claro que “El sistema operativo Linux del futuro está a un año de llegar“. Por supuesto, se refieren a la convergencia final del PC y el smartphone/tablet, algo que se espera llegue incluso antes, en Ubuntu 14.04 LTS, y que podría venir acompañado de los primeros terminales basados en Ubuntu. Qué ganas.

Ubuntu Touch llegará en su primera versión estable el próximo 17 de octubre

Los desarrolladores de Canonical llevan tiempo trabajando en la versión de Ubuntu para dispositivos móviles, y uno de los miembros del equipo ha anunciado que la primera edición estable de esa versión, conocida como Ubuntu Touch –suponemos que Canonical acabará unificando nombres– llegará el próximo 17 de octubre.

Ese lanzamiento coincidirá con la disponibilidad de Ubuntu 13.10 Saucy Salamander, la próxima edición de la distribución que seguirá su camino en PCs de sobremesa y portátiles.

Así pues, y a pesar de que el Ubuntu Edge no llegara a buen término , los desarrolladores de Canonical siguen comprometidos con un proyecto que se podrá instalar en los dispositivos compatibles oficialmente, esto es, los Samsung Galaxy Nexus, los Nexus 4, y los tablets Nexus 7 y Nexus 10 para los que las imágenes preliminares aparecieron desde el principio.

Esperamos poder ver versiones para otros móviles poco después –aunque serán los miembros de la comunidad los que se encargarán de esas versiones–, pero lo que de momento no llegará son terminales de fabricantes que específicamente lleven preinstalado Ubuntu Touch. Según Canonical, esos smartphones no aparecerán hasta finales de 2013 o principios de 2014.

 

Canonical celebra un nuevo Ubuntu Developer Summit con homenaje a Debian incluido

Estos días se está celebrando un nuevo Ubuntu Developer Summit, el evento que Canonical celebra con cierta frecuencia y en el que los desarrolladores de Ubuntu se ponen en contacto para tratar diversos temas.

En esta ocasión los responsables del evento han tenido un detalle especial con Debian, la distribución en la que Ubuntu se basó y que hace poco cumplió 20 años.

Con el mensaje “¡Feliz 20 aniversario, Debian! No podríamos haberlo hecho sin ti” en la página de desarrolladores, Canonical celebra así ese fantástico aniversario con un más que merecido homenaje a la distribución sin la que, sin duda, Ubuntu probablemente jamás hubiera existido. Buen detalle de la empresa de Mark Shuttleworth.

Ubuntu Edge no consigue su objetivo, ¿qué nos deparará el futuro?

Era muy difícil. En Canonical fueron ambiciosos al lanzar una campaña de crowdfunding para su proyecto Ubuntu Edge. Querían recaudar 32 millones de dólares para poder desarrollar y fabricar un primer lote de 40.000 terminales, pero finalmente “solo” consiguieron 12,8 millones de dólares, una cifra que no osbtante ha supuesto un nuevo hito en este tipo de campañas.

El fracaso no ha sido completo, desde luego. Ubuntu ha conseguido notoriedad en el mercado, y el propio Mark Shuttleworth comentaba como varios fabricantes se han interesado por el proyecto. Así pues, puede que no tengamos un Ubuntu Edge de Canonical en 2014, pero quién sabe si algun fabricante cogerá el testigo y fabricará un dispositivo similar con esas prestaciones y con la colaboración de la empresa de Shuttleworth.

Eso es lo que esperamos todos los que apoyamos el proyecto económicamente. Shuttleworth ha asegurado que PayPal devolverá el dinero a los participantes en los próximos 5 días, así que ese aspecto está resuelto.

Ahora queda por ver si Canonical vuelve a retomar este tipo de iniciativas en el futuro, algo que tampoco descartaba el creador, que dice haber aprendido de los aciertos y errores de una campaña que se ha convertido en un referente a pesar de haber fracasado económicamente.

Parece que Ubuntu Edge no recaudará los 32 millones de dólares

Tras unos primeros días en los que el ritmo de reservas fue espectacular, la campaña de financiación colectiva que Canonical puso en marcha en IndieGogo está ralentizándose de manera preocupante. El objetivo, recaudar 32 millones de dólares para poner en marcha el desarrollo y fabricación del Ubuntu Edge, parece difícil de lograr actualmente.

Aunque siempre suele ocurrir lo mismo en campañas de este tipo –los picos de recaudación de ingresos se producen al principio y al final– el ritmo de ingresos se ha visto claramente afectado por la desaparición de las primeras ofertas que eran especialmente interesantes y que permitían conseguir los futuros Ubuntu Edge a precios muy ventajosos y muy por debajo de los 830 dólares que costarán tras la campaña.

ubuntu-edge-prediccion

Han aparecido varios estudios que van registrando la progresión de las donaciones, y en uno de ellos se realiza además una predicción matemática sobre lo que se logrará recaudar teniendo en cuenta lo recaudado hasta ahora y el ritmo actual. Y según los datos que han aparecido hasta hoy, Ubuntu Edge no cumplirá su objetivo y rondará los 25 millones de dólares de recaudación.

Por supuesto, en esas cifras no se tienen en cuenta probablemente los efectos de esos últimos días en los que las recaudaciones vuelven a incrementarse, pero a día de hoy parece que el ritmo pueda llegar a animarse tanto como para recuperar el camino que se está perdiendo. Veremos qué ocurre finalmente.

Ubuntu Edge vuelve a estar de oferta para alcanzar el objetivo buscado: desde 625 dólares

Los responsables de Canonical están siguiendo muy de cerca la evolución de las inversiones en la campaña del Ubuntu Edge en Indiegogo. A pesar de que las 24 primeras horas habían sido brutales (3,4 millones de dólares recaudados), la siguiente jornada ha sido mucho más tranquila, y eso ha hecho que tengan que reactivar la campaña con nuevas ofertas.

Ayer ofrecían un pack de dos Ubuntu Phones por 1.400 dólares, pero ahora han anunciado un nuevo cambio con la introducción de nuevos planes de ofertas que tendrán una serie de smartphones disponibles para cada una. Cuando esas ofertas se agoten, irán apareciendo otras gradualmente.

ubuntu-edge-perks

Una de las cosas que han tenido en cuenta es que muchos usuarios que no llegaron a la oferta inicial del Ubuntu Edge por 600 dólares sí manifestaron su interés en el modelo de 830 dólares que sería el precio final. A todos esos primeros inversores les devolverán la diferencia para que no se sientan perjudicados por la creación de estas nuevas ofertas.

Así pues, ya podéis haceros con un Ubuntu Edge y reservarlo por 625 dólares (más 30 dólares de gastos de envío) hasta que se acaben las 1.250 unidades reservadas para este precio.  A partir de ahí aparecerán escalones de 675, 725, 775, 780, 790, 800, 810 y 820 dólares que seguramente logren captar el interés de muchos más usuarios. Buena estrategia de Canonical que puede que logre que se alcance ese objetivo final.

Ya sabéis, si os animáis, podéis acudir a Indiegogo. ¡Señora, que me los quitan de las manos! 🙂

Ubuntu Edge, el smartphone que cualquier linuxero querría tener

Y salió a la luz. Ayer Canonical desveló el secreto mejor guardado: la puesta en marcha de una campaña de crowdfunding o financiación colectiva para producir su propio smartphone basado en Ubuntu, pero que tendrá arranque dual con Android (gran idea): el llamado Ubuntu Edge.

Este terminal aún no tiene especificaciones finales concretas, pero su hardware es muy destacable en varios apartados. El procesador será quad-core, pero no especifican el modelo (afirman que será muy rápido, veremos), pero a él le acompañan al menos 4 GB de RAM y, atención, 128 GB de capacidad de almacenamiento. Esa capacidad es lógica ya que el terminal tendrá la capacidad de convertirse en un PC de escritorio al conectarlo a un monitor HDMI.

Además de esas especificaciones contaremos con una cámara posterior de 8 Mpíxeles, otra frontal de 2 Mpíxeles, una novedosa batería con ánodos de silicio (que permite mayor densidad y mayor autonomía, al menos en teoría), y una pantalla protegida por un cristal de zafiro que lo hará especialmente resistente. El diseño del terminal hace honor a su nombre, con varios ángulos que le dan personalidad propia.

Canonical ha decidido iniciar esa campaña de financiación colectiva en IndieGogo y durante las primeras 24 horas se podía conseguir el smartphone a 600 dólares, pero las 5.000 unidades disponibles ya se han agotado –veremos si modifican esos términos– y ahora los interesados tendrán que pagar 830 dólares por el privilegio de tener acceso a alguna de las 40.000 unidades iniciales programadas para el lote inicial.

Si Canonical logra 32 millones de dólares de recaudación, se pondrán en marcha con el proyecto, y eso haría que tuviéramos los Ubuntu Edge en nuestras manos el próximo mes de mayo de 2014. Queda tiempo, desde luego, pero muchos ubunteros y linuxeros seguramente se hayan apuntado a esta campaña tan ambiciosa.

Yo, por cierto, ya lo he hecho. Ahora, a esperar que consigan el objetivo y se pongan a trabajar en uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de las empresas Open Source. ¡Buena suerte!

¿Es este el smartphone Ubuntu Edge?

Hace unos días Canonical registró la marca Ubuntu Edge, y los analistas comenzaron a elucubrar las posibles correspondencias de esa marca. ¿Sería el nuevo smartphone de Ubuntu? ¿La versión de Ubuntu universal para escritorio y dispositivos móviles? ¿Un diseño de referencia para fabricantes de smartphones basados en Ubuntu?

Sea lo que sea, ese anuncio se ha visto acompañado recientemente de la filtración de varias imágenes perdidas en el sitio web oficial de Ubuntu –ahora ya retiradas– que parecen hacer precisamente referencia a ese smartphone basado en Ubuntu.

Canonical ya ha anunciado que lanzará 4 modelos de dispositivos móviles basados en Ubuntu en el comienzo de esa disponibilidad, y este diseño podría corresponderse con uno de esos modelos de referencia iniciales. Desde luego, las líneas hacen honor a ese calificativo “Edge”, y ahora solo queda esperar para confirmar si estos diseños son simplemente bocetos internos de Canonical sin demasiada relevancia o realmente ese diseño diferencial tiene algo que ver con la propuesta final de Canonical y sus partners.

Mir sustituirá a The X Window System en Ubuntu 13.10

El nuevo sistema de ventanas que en Canonical llevan preparando desde hace algún tiempo está a punto de llegar a nuestros escritorios de forma masiva. Los desarrolladores de Ubuntu llevan tiempo evaluando su funcionamiento, y ya se ha garantizado que Mir será el servidor de ventanas a partir de Ubuntu 13.10.

Mark Shuttleworth de hecho confesaba en su blog antes de ayer que Mir lleva un par de semanas demostrando su suavidad en su portátil, y que tanto X.Org como Compiz están usando menos memoria y menos recursos de la CPU en comparación con los que usaban con The X Window System tradicional.

Aún así, de momento sigue habiendo algunos problemas, como algunas incompatibilidades con Chromium y otros conflitos que se irán solucionando en futuras revisiones de Mir. Según la hoja de ruta del proyecto Mir, este servidor estará presente en Ubuntu 13.10, aunque también tendremos a nuestra disposición un “legacy mode” con el qeu podremos ejecutar “clientes X sin un servidor X bajo demanda”.

La ambición del proyecto es importante, y es que como muchos de vosotros ya sabréis la idea es que sea uno de los pilares de la llegada de Ubuntu a smartphones y tablets. Mir de momento se centrará en el escritorio, pero en 2014 podríamos ver su desembarco a nivel masivo en todos los dispositivos en los que Ubuntu esté funcionando.

El bug número uno de Ubuntu cerrado por Shuttleworth, pero no por la comunidad

Hace unos días Mark Shuttleworth cerraba el primero de los bugs del proyecto. Aquel “error a corregir” no era otro que el hecho de que Microsoft tenía la mayor cuota de mercado en el segmento de los PCs y portátiles, y la idea de Ubuntu era la de tratar de cambiar el panorama y convertir a Linux en protagonista en el escritorio.

Ese panorama nunca cambió. El famoso “año de Linux en el escritorio” era el mensaje de esperanza que algunas personalidades del mundo Linux lanzaban al comienzo de cada año, pero lo cierto es que la cuota de Linux en el escritorio jamás ha sobrepasado el 2% según los estudios (basados en datos de navegadores usados en sesiones de Internet) de NetApplications o de Statcounter GlobalStats.

Por supuesto, hay otras formas de ver las cosas: Android sí se ha convertido en un éxito, y este proyecto con una fuerte base Open Source es el mejor ejemplo de la excelencia a la que puede llegar un desarrollo de este tipo, aunque claro está, detrás haya estado un gigante como Google.

Por estas y otras muchas razones ese cierre del bug número 1 por parte de Mark Shuttleworth ha sido recibido con todo tipo de comentarios. Shuttleworth afirmaba que el panorama ha cambiado y que Android es el mejor ejemplo de ello, e incluso tiraba flores a Microsoft por el soporte de Linux en Azure. Pero ese singular cambio de parecer -Microsoft parecía el enemigo hace años, y ahora es un singular aliado– ha hecho dudar de Shuttleworth, que algunos creen que no quiere hacer más que ir engrandeciendo su ego.

Tuve la ocasión de conocer y entrevistar a Shuttleworth para MuyLinux en el evento LinuxCon en Barcelona noviembre de 2012, y lo cierto es que me pareció una persona amable, educada, y muy coherente. Muy afable, muy cercano, y que en mi opinión no tenía ningún interés en hacerse más famoso o más importante. De hecho, aceptaba las críticas que le planteé (como el debate sobre la publicidad de Amazon en los resultados del Dash) y se mostró en todo momento conciliador y abierto a cambios, aunque creía firmemente en que el camino que había seguido con Ubuntu.

Así pues, que ahora Shuttleworth se muestre ahora menos agresivo con Microsoft y que reconozca que luchar por corregir ese bug ya no tiene tanto sentido no me parece equivocado. Me parece una cambio de parecer coherente sobre todo ahora que su objetivo es mucho más ambicioso, y podría de hecho (hipotéticamente) servir también de demostración de que aquel bug sí que se podía cerrar. Si Ubuntu triunfara en tablets, smartphones, PCs y portátiles, lograría abarcar más cuota de mercado. Centrarse en lo que tú haces y no en lo que hacen los demás es, a mi entender, un acierto, así que una vez más, minipunto y punto para Shuttleworth, Ubuntu y la dirección que ha tomado esta distro.