Ubuntu for phones, principales características y capturas de pantalla

La llegada ayer de Ubuntu 13.10 Saucy Salamander destacó especialmente por la disponibilidad adicional –y por primera vez en la historia– de una edición final estable para smartphones. La llamada Ubuntu for phones integra numerosas mejoras que han hecho que los desarrolladores de Canonical estén especialmente orgullosos de ese lanzamiento.

Así lo confirma Rick Spencer, uno de los responsables del desarrollo, que explicaba las 6 principales novedades por las que la gente de Canonical está especialmente ilusionada con Ubuntu for phones. Son las siguientes:

  1. Actualizaciones basadas en imágenes: las herramientas APT han sido las aliadas tradicionales para actualizar paquetes y sistema en Ubuntu para PCs, portátiles y servidores, pero para esa operación se necesita bastante potencia. Para smartphones se ha ideado un sistema que hace que solo se descargue la información necesaria tras comparar la imagen instalada con la que está disponible en los servidores. Más sencillo, más ligero, y más rápido, perfecto para nuestros dispositivos móviles.
  2. Un SDK completo: los desarrolladores pueden comenzar a programar sus aplicaciones para Ubuntu for phones de tres formas distintas: aplicaciones web (viva HTML5), PhoneGap (framework Open Source) y el nuevo Ubuntu SDK que incluye el entorno de desarrollo QtCreator y todo tipo de herramientas que aportan todo lo necesario para implementar soluciones nativas de Ubuntu.
  3. Aislamiento de aplicaciones: Ubuntu for phones ejecuta las aplicaciones bajo App Armour, una característica del núcleo que hace que los procesos no puedan acceder a recursos que no deberían tocar. Eso evita posibles actuaciones de código malicioso, y aunque las aplicaciones pueden comunicarse entre ellas, lo hacen a través de APIs bien definidas y seguras. Así pues, será más fácil para los desarrolladores publicar sus aplicaciones y que éstas aparezcan disponibles en el catálogo para estos dispositivos.
  4. Paquetes click: Normalmente las aplicaciones debían estar diponibles en paquetes DEB, pero los nuevos Click Packages se simplifica la instalación –similar a los one-click-install de openSUSE– en los smartphones con Ubuntu.
  5. Mir: el nuevo servidor gráfico sustituye a X11, que era complejo para smartphones, y ifrece “una librería más simple y directa para acceder a la GPU y al gestor de ventanas”, y además funciona con los drivers de Android existentes. Ya está integrado en Ubuntu for phones y hasta cierto punto en tablets, pero no en el escritorio, donde esperan poder integrarlo en Ubuntu 14.04 LTS.
  6. Unity 8: Las imágenes de Ubuntu for phones integran la nueva versión del shell de Ubuntu, Unity 8. Entre sus características están las mejoras para interactuar con la pantalla táctil y sus iconos, así como mejoras al Dash y a los scopes que han sido optimizados para poder ser vistos en el móvil.

Spencer detalla además otros apartados como las actualizaciones que irán llegando en las próximas semanas y cómo dentro de un mes los usuarios de Ubuntu for phones serán actualizados automáticamente a la versión de desarrollo para obtener las últimas novedades en todo momento –no se especifica si se puede evitar esto–. De momento, eso sí, no será posible utilizar el smartphone –conectado a un dock– como un PC de sobremesa, aunque están trabajando duro en ello. Esperemos que en Ubuntu 14.04 LTS llegue esa opción.

ubuntu-capturas

Y como postre, atentos a la infinidad de capturas que uno de los desarrolladores de Ubuntu ha realizado de Ubuntu for phones, y en las cuales podemos ver el aspecto de diversas aplicaciones (de todas las que hay, yo diría). El aspecto de todas ellas es totalmente ubuntero, y aunque no parecen cuadrar en un smartphone –a mi, desde luego, me choca– seguro que los usuarios de la plataforma pronto se acostumbrarán a esa interfaz.

Ubuntu 13.04 no será rolling release, los desarrolladores de Canonical no se aclaran

Ayer comenzaron las sesiones del Ubuntu Developer Summit, un encuentro de desarrolladores en las que se definen muchas de las decisiones de trabajo que afectarán a las futuras versiones de Ubuntu. Una de ellas había cobrado especial interés en los últimos días. Se trata de la sesión titulada “Should Ubuntu adopt a monthly cadence/rolling release?“, que se esperaba con expectación tras la enorme cantidad de comentarios que generó ese tema en la lista de correo hace unos días a raíz del mensaje de Rick Spencer.

En la charla participaron algunos desarrolladores importantes de Canonical, pero lo cierto es que las conclusiones brillaron por su ausencia, y no parece haber quórum sobre si el modelo rolling release llegará en algún momento a Ubuntu tal y como se planteaba inicialmente. Jonathan Ridell, uno de los responsables de Kubuntu, dejó claro que en Ubuntu 13.04 no se dará el salto a ese modelo, sobre todo porque eso significaría tirar a la basura (no lo dijo con esas palabras, pero el objetivo era el mismo) los cuatro meses que los desarrolladores ya llevan trabajando en la actual distribución.

Allison Randal, que ya había planteado dudas en la lista de correo, volvió a criticar la decisión publicando un mensaje en la lista de Ubuntu Devel en el cual hablaba del fabricante System76, que comercializa portátiles con Ubuntu en Estados Unidos desde hace tiempo y que intervino en la charla indicando que un ciclo de dos años -con el modelo rolling release las versiones públicas de Ubuntu serían las LTS- era demasiado largo para sus clientes. Pero también es cierto que System76 afirmaba que las ediciones rolling release no eran suficientemente estables -cuando precisamente la estabilidad es lo que se persigue, como sucede en Arch- y que esa idea errónea hacía que se plantearan más dudas sobre la adopción de un modelo rolling release.

Ni el vídeo -que tenéis disponible aquí– ni la lista de mensajes publicados parecen aclarar la decisión, y aunque la idea parece interesante en muchos ámbitos, muchos usuarios (y me incluyo) acuden al “si funciona, no lo toques“. A Canonical le ha ido muy bien con los ciclos de 6 meses, y puede que el modelo rolling release no sea buena idea a corto plazo, sobre todo teniendo en cuenta que tienen otras muchas cosas en las que pensar ahora mismo.

Ubuntu podría migrar a un modelo Rolling Release

No es algo que no se haya planteado anteriormente, pero últimamente el debate sobre el paso de Ubuntu a una Rolling Release se ha hecho mucho más evidente. Lo comentaba en uno de mis últimos posts en MuyLinux, pero ahora la cosa se ha puesto aparentemente seria tras un mensaje de Rick Spencer, empleado de Canonical, en la lista de correo de Ubuntu, lo que ha desatado una larga lista de mensajes al respecto en muy pocas horas.

Spencer lo deja claro: en su opinión Ubuntu debería abandonar las llamadas “versiones interinas” (Interim Releases) -o sea, las ediciones que se lanzan cada seis meses pero no son LTS- y contar únicamente con dos ediciones. La LTS, con soporte garantizado y muy útil para un uso profesional de Ubuntu, y la Rolling Release, que se actualizaría a diario y que permitiría evitar los problemas de gestión y de desarrollo que produce el tener que sacar una nueva versión sí o sí cada 6 meses.

En realidad Spencer propone tener también versiones intermedias cada mes para poder establecer objetivos de forma más clara, pero esta última idea es probablemente la que más flojea en un enfoque que muchos usuarios también comparten, y entre ellos, yo. Lo decía Spencer claramente en su mensaje: “Muchos usuarios prefieren que su sistema operativo no cambie demasiado a menudo“, y así es.

La idea ha sido bien recibida en las listas de correo en su mayor parte, pero también es cierto que muchos plantean dudas, como las que afectan al tema de la gestión de la seguridad o los controladores hardware, que precisamente son aspectos que ahora se tienen muy controlados con el modelo del ciclo semestral y las actualizaciones constantes de ciertos paquetes.

Sin embargo, también hay críticas importantes a nivel interno, como las que ha expresado Allison Randal, una veterana desarrolladora de Ubuntu:

“No me opongo totalmente a la idea de que todo este tiempo el modelo de desarrollo de Debian con sus versiones estables cada 2 años y una versión “inestable” continuamente evolucionando haya sido el adecuado. Pero francamente, si alguien viniera a mi con esta propuesta como si fuera una “startup” y me pidiera invertir en ella, le diría “no has demostrado que esto sea posible técnicamente”, y les mandaría a la pizarra para que comenzaran a explicarlo todo”.

El mensaje de Randal es contundente: Spencer lo pone todo muy bonito, pero su propuesta son solo palabras sin demasiados argumentos técnicos. Randal conoce bien el modelo de desarrollo de Canonical a nivel técnico y sabe que ha costado mucho llegar hasta este punto. Aunque la filosofía Rolling Release parece una idea interesante, dar el salto a una Ubuntu Rolling Release no será cuestión de dos días. De hecho, la semana que viene habrá un Ubuntu Developer Summit, y apenas habrá tiempo de poner en orden todas estas ideas para discutirlas allí, donde el foco indiscutible parece que será Ubuntu on tablets y Ubuntu for phones.

Así pues, parece que Ubuntu podría convertirse efectivamente en una Rolling Release, porque hay argumentos válidos para ello. El problema es tanto el cómo como el cuándo. Y ese cuándo apunta a un futuro no demasiado cercano.