Linus Torvalds defiende su derecho a ponerse borde con los desarrolladores del kernel Linux

Linus NVIDIA

El creador del kernel Linux no tiene pelos en la lengua. A pesar de ser el mejor ejemplo de «dictador benévolo», han sido muchas las ocasiones en las que Linus Torvalds no se anda con chiquitas a la hora de echar buenas broncas, y de hecho se hizo muy famoso su «pajarito» a NVIDIA cuando la calificó como la «peor compañía con la que he trabajado«.

Una desarrolladora de Intel llamada Sarah Sharp que ha aportado diversas modificaciones al núcleo en los últimos 7 años ha dejado claro que esa actitud de Torvalds no es la adecuada, y que lo ideal sería que en las listas de correo se mantuviese un tono profesional.

Sharp no lo tomaba como algo personal: «lo repetiré: esto no es simplemente por mi, o por otras minorías. No tendría que pedir un comportamiento profesional en las listas de correo. Debería ser el comportamiento normal«. Eso sí, Sharp dejó claro de nuevo que la actitud de Torvalds no era bienvenida en su opinión: «Soy muy seria en este aspecto. Linus, eres uno de los peores culpables cuando se habla de abusar verbalmente de la gente y de hacer sentil mal públicamente a la gente«.

Torvalds, por supuesto, contestó a Sharp a su manera:

Sí [que lo soy]. Y lo soy porque en la mayor parte ese es quien soy, y en parte porque honestamente  desprecio ser sutil o «amable». El hecho es que la gente tiene que saber cuál es mi opinión sobre ciertos temas. Y no puedo decir simplemente «Por favor, no hagas eso», porque la gente no escucharía. Creo que «En Internet, nadie puede oirte si eres sutil», y lo creo de veras. […]

Sarah, en primer lugar, no tengo esas herramientas a mano. Y en segundo, simplemente no creo en ser educado o políticamente correcto. Y puedes hacer referencia a esos factores culturales en las que algunas culturas no llevan bien la confrontación (y puedes nombrar también la cuestión de los géneros, creo que eso es enteramente cultural también). Y por favor, habla de la «sensibilidad cultural» en tu discurso. Te devolveré esa misma «sensibilidad cultural». Por favor, sé sensible con *mi* cultura también.

¿Quieres realmente oprimir a una minoría? Porque los finlandeses son una minoría comparados con casi cualquier otro país. Si quieres hablar de sensibilidad cultural, me uniré a tu causa. Pero mi cultura incluye maldecir.

Torvalds también dejó claro que lo de «ser profesional» que mencionaba Sharp «no va conmigo». El debate generado por esta cuestión ha generado opiniones de todo tipo. Los hay que creen que lo de que Linus deje en ridículo a desarrolladores sénior no da demasiadas ganas a los jóvenes de pasar a ese siguiente nivel en algún momento. Y otros creen que efectivamente hay situaciones en las que hay que dar un verdadero toque de atención a esos desarrolladores, aunque eso implique utilizar un lenguaje «poco profesional», como diría SHarp.

9 opiniones en “Linus Torvalds defiende su derecho a ponerse borde con los desarrolladores del kernel Linux”

    1. Ya lo dijo Linus, el tema es que cada quien define «malaeducación» como se le da la gana, según el lugar, contexto y momento, so…
      Más que pedir esto o aquello y esperar algún acuerdo, es ponerse prepotente. Y nadie está obligado, por otro lado, a tolerarle nada a Linus.

  1. «Si no quieres que te reprendan no cometas errores.» Linus no será el más diplomático, pero si un programador senior que se supone con experiencia y un erudito en la materia comete errores de primer grado, creo que Linus puede usar su forma tan personal de hacer y decir las cosas para hacerle notar su error. Digo, al fin y al cabo no le puedes pedir paciencia al señor que día a día tiene que revisar «mil ocho mil» líneas para después toparse con que tiene que resolver un problema que echa abajo todo lo que hizo sólo porque un programador quiso saltarse algunos pasos con el fin de terminar temprano o bien por no revisar 2 veces su código.

  2. Lo mismo que dije en otro blog:

    De acuerdo con Linus. Hay que dejarse de tonterias. Señores, estamos trabajando, olvidemonos de colegueos, falso buen rollito y demás tonterias. Cada uno es como es. Personalmente prefiero alguien que te dice las cosas a la cara que gente que anda con rodeos y clavando puñales y luego es superpoliticamente correcto. En mi chollo agradecería que las cosas se dijeran sinceramente y no con falsas buenas palabras.

  3. Se puede ser muy firme a la hora de expresar opiniones o reprimir a alguien sin necesidad de faltar al respeto. El respeto y la consideración por los demás, incluso por quienes se han equivocado, hace parte de la cultura universal de la humanidad. No creo que los finlandeses sean distintos en esto.

    Admiro mucho a Linus Torvalds, pero ciertas actitudes suyas están de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *