Bountysource, el kickstarter de los desarrolladores Open Source

Últimamente estamos viendo como las campañas de financiación colectiva o crowdfunding permiten a emprendedores modernos llevar sus productos a la realidad. Los inventores nunca lo tuvieron más fácil, pero el modelo no es óptimo para el terreno del software Open Source.

Eso es precisamente lo que tratan de resolver Warren Konkel y David Rappo, que han puesto en marcha Boutysource. Esta plataforma sigue el mismo propósito que Kickstarter o IndieGogo, pero totalmente orientado al desarrollo de proyectos Open Source.

bountysource-1

El CEO de Bountysource, Warren Konkel, ha ofrecido una entrevista recientemente en OpenSource.com, y en ella desvela algunas de las claves del proyecto, que de hecho casi se lanzó en 2004 pero que se dejó cogiendo polvo en el baúl de los recuerdos para ser rescatado en diciembre de 2012, cuando precisamente tiene más sentido que nunca. De hecho, en esa entrevista Konkel explica entre otras cosas la diferencia  con Kickstarter o Indiegogo:

Es cierto que ha habido muchas recaudaciones de fondos exitosas para el Open Source en Kickstarter o Indiegogo, pero no les vemos como competidores directos. Esas plataformas funcionan genial como modelos pre-venta para bienes y tecnologías físicas orientadas al usuario final, pero creemos que el software Open Source necesita un modelo de inversión mejor que se alinee más con cómo se desarrolla el software.

Vemos la recaudación de forndos como un pequeño paso en el ciclo de vida de un proyecto Open Source, y en lugar de eso nos centramos en crear relaciones a largo plazo entre los desarrolladores y los inversores.

La idea, sin duda, es interesante, y ya ha recibido 1,1 millones de dólares en una inversión que les permitirá crecer de forma importante en los próximos meses y con suerte convertirse, como indica Konkel, “en la plataforma que permita a los desarrolladores ganar para vivir y en la que cualquiera pueda gastar dinero para acelerar el desarrollo de proyectos Open Source que usan“.

Ubuntu Edge no consigue su objetivo, ¿qué nos deparará el futuro?

Era muy difícil. En Canonical fueron ambiciosos al lanzar una campaña de crowdfunding para su proyecto Ubuntu Edge. Querían recaudar 32 millones de dólares para poder desarrollar y fabricar un primer lote de 40.000 terminales, pero finalmente “solo” consiguieron 12,8 millones de dólares, una cifra que no osbtante ha supuesto un nuevo hito en este tipo de campañas.

El fracaso no ha sido completo, desde luego. Ubuntu ha conseguido notoriedad en el mercado, y el propio Mark Shuttleworth comentaba como varios fabricantes se han interesado por el proyecto. Así pues, puede que no tengamos un Ubuntu Edge de Canonical en 2014, pero quién sabe si algun fabricante cogerá el testigo y fabricará un dispositivo similar con esas prestaciones y con la colaboración de la empresa de Shuttleworth.

Eso es lo que esperamos todos los que apoyamos el proyecto económicamente. Shuttleworth ha asegurado que PayPal devolverá el dinero a los participantes en los próximos 5 días, así que ese aspecto está resuelto.

Ahora queda por ver si Canonical vuelve a retomar este tipo de iniciativas en el futuro, algo que tampoco descartaba el creador, que dice haber aprendido de los aciertos y errores de una campaña que se ha convertido en un referente a pesar de haber fracasado económicamente.

Parece que Ubuntu Edge no recaudará los 32 millones de dólares

Tras unos primeros días en los que el ritmo de reservas fue espectacular, la campaña de financiación colectiva que Canonical puso en marcha en IndieGogo está ralentizándose de manera preocupante. El objetivo, recaudar 32 millones de dólares para poner en marcha el desarrollo y fabricación del Ubuntu Edge, parece difícil de lograr actualmente.

Aunque siempre suele ocurrir lo mismo en campañas de este tipo –los picos de recaudación de ingresos se producen al principio y al final– el ritmo de ingresos se ha visto claramente afectado por la desaparición de las primeras ofertas que eran especialmente interesantes y que permitían conseguir los futuros Ubuntu Edge a precios muy ventajosos y muy por debajo de los 830 dólares que costarán tras la campaña.

ubuntu-edge-prediccion

Han aparecido varios estudios que van registrando la progresión de las donaciones, y en uno de ellos se realiza además una predicción matemática sobre lo que se logrará recaudar teniendo en cuenta lo recaudado hasta ahora y el ritmo actual. Y según los datos que han aparecido hasta hoy, Ubuntu Edge no cumplirá su objetivo y rondará los 25 millones de dólares de recaudación.

Por supuesto, en esas cifras no se tienen en cuenta probablemente los efectos de esos últimos días en los que las recaudaciones vuelven a incrementarse, pero a día de hoy parece que el ritmo pueda llegar a animarse tanto como para recuperar el camino que se está perdiendo. Veremos qué ocurre finalmente.

Ubuntu Edge vuelve a estar de oferta para alcanzar el objetivo buscado: desde 625 dólares

Los responsables de Canonical están siguiendo muy de cerca la evolución de las inversiones en la campaña del Ubuntu Edge en Indiegogo. A pesar de que las 24 primeras horas habían sido brutales (3,4 millones de dólares recaudados), la siguiente jornada ha sido mucho más tranquila, y eso ha hecho que tengan que reactivar la campaña con nuevas ofertas.

Ayer ofrecían un pack de dos Ubuntu Phones por 1.400 dólares, pero ahora han anunciado un nuevo cambio con la introducción de nuevos planes de ofertas que tendrán una serie de smartphones disponibles para cada una. Cuando esas ofertas se agoten, irán apareciendo otras gradualmente.

ubuntu-edge-perks

Una de las cosas que han tenido en cuenta es que muchos usuarios que no llegaron a la oferta inicial del Ubuntu Edge por 600 dólares sí manifestaron su interés en el modelo de 830 dólares que sería el precio final. A todos esos primeros inversores les devolverán la diferencia para que no se sientan perjudicados por la creación de estas nuevas ofertas.

Así pues, ya podéis haceros con un Ubuntu Edge y reservarlo por 625 dólares (más 30 dólares de gastos de envío) hasta que se acaben las 1.250 unidades reservadas para este precio.  A partir de ahí aparecerán escalones de 675, 725, 775, 780, 790, 800, 810 y 820 dólares que seguramente logren captar el interés de muchos más usuarios. Buena estrategia de Canonical que puede que logre que se alcance ese objetivo final.

Ya sabéis, si os animáis, podéis acudir a Indiegogo. ¡Señora, que me los quitan de las manos! 🙂

Ubuntu Edge, el smartphone que cualquier linuxero querría tener

Y salió a la luz. Ayer Canonical desveló el secreto mejor guardado: la puesta en marcha de una campaña de crowdfunding o financiación colectiva para producir su propio smartphone basado en Ubuntu, pero que tendrá arranque dual con Android (gran idea): el llamado Ubuntu Edge.

Este terminal aún no tiene especificaciones finales concretas, pero su hardware es muy destacable en varios apartados. El procesador será quad-core, pero no especifican el modelo (afirman que será muy rápido, veremos), pero a él le acompañan al menos 4 GB de RAM y, atención, 128 GB de capacidad de almacenamiento. Esa capacidad es lógica ya que el terminal tendrá la capacidad de convertirse en un PC de escritorio al conectarlo a un monitor HDMI.

Además de esas especificaciones contaremos con una cámara posterior de 8 Mpíxeles, otra frontal de 2 Mpíxeles, una novedosa batería con ánodos de silicio (que permite mayor densidad y mayor autonomía, al menos en teoría), y una pantalla protegida por un cristal de zafiro que lo hará especialmente resistente. El diseño del terminal hace honor a su nombre, con varios ángulos que le dan personalidad propia.

Canonical ha decidido iniciar esa campaña de financiación colectiva en IndieGogo y durante las primeras 24 horas se podía conseguir el smartphone a 600 dólares, pero las 5.000 unidades disponibles ya se han agotado –veremos si modifican esos términos– y ahora los interesados tendrán que pagar 830 dólares por el privilegio de tener acceso a alguna de las 40.000 unidades iniciales programadas para el lote inicial.

Si Canonical logra 32 millones de dólares de recaudación, se pondrán en marcha con el proyecto, y eso haría que tuviéramos los Ubuntu Edge en nuestras manos el próximo mes de mayo de 2014. Queda tiempo, desde luego, pero muchos ubunteros y linuxeros seguramente se hayan apuntado a esta campaña tan ambiciosa.

Yo, por cierto, ya lo he hecho. Ahora, a esperar que consigan el objetivo y se pongan a trabajar en uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de las empresas Open Source. ¡Buena suerte!

Crowdfunding en el Software Libre, una idea prometedora

Hasta no hace mucho los programadores Open Source tenían complicado lograr rentabilizar económicamente sus esfuerzos. Parece que a algunos no les importa demasiado, y de hecho buena parte de los desarrollos Open Source se realizan casi por amor al arte.

Aunque hay empresas que apoyan esos desarrollos -el mejor ejemplo es el kernel Linux- hasta ahora no había demasiadas formas de que los programadores con pequeños desarrollos pudieran lograr apoyos financieros, pero el crowdfunding y servicios como KickStarter o IndieGogo han cambiado ese panorama.

De eso trata precisamente mi columna de hoy en mi blog personal, Incognitosis, así que como no es procedente calcar el post aquí, os remito a él si el tema os interesa. Desde luego, este podría ser el principio de una fructífera relación para ambas partes.