Linux Mint Debian 201303, MATE 1.4 y Cinnamon 1.6 dan lo mejor de sí en Debian

Los desarrolladores de Linux Mint lanzaron hace tiempo una edición no basada en Ubuntu sino en Debian Testing, la rama «emocionante» de Debian que permite disfrutar de lo mejor de Linux Mint y de las ventajas de Debian al mismo tiempo. Y ahora acaban de anunciar la disponibilidad de Linux Mint Debian 201303, la última edición de esta distro.

En el escueto anuncio de la nueva edición se nos destacan los principales puntos de interés de esta distribución:

  • Update Pack 6
  • MATE 1.4
  • Cinnamon 1.6
  • Mejoras en el instalador (selección de teclado y zona horaria, soporte de instalación en múltiples discos duros, presentación de diapositivas, soporte para webcams durante la instalación)
  • Gestor de controladores de dispositivos
  • Pantalla de splash a través de Plymouth

Como también indican en ese anuncio, en LMDE nos beneficiamos de la filosofía rolling release: no tendremos que reinstalar por completo el sistema, ya que las actualizaciones llegan de forma continua y nos permiten estar siempre a la última. Se supone que estas versiones son «más rápidas y tienen mejor tiempo de respuesta» que las versiones de Linux Mint basadas en Ubuntu.

Pero también tendremos ciertas desventajas: dependemos más de la consola y del manejo de paquetes con dpkg o APT, y tampoco podremos presumir de soporte Secure Bott.

Tenéis más detalles sobre LMDE 201303 en el anuncio oficial, donde os ofrecen diversas formas de descargar las imágenes ISO con MATE o Cinnamon y basadas en arquitecturas de 32 o 64 bits tanto desde descarga directa como desde BitTorrent.

Ya casi tenemos instalador final para Debian 7.0

Los desarrolladores del proyecto Debian han anunciado la primera versión candidata para el Debian Installer que formará parte de Debian 7.0 Wheezy. Los cambios afectan sobre todo al soporte EFI y UEFI de este instalador, pero hay otras mejoras.

Por ejemplo, los desarrolladores han creado un aspecto uniforme para los elementos del menú que permite que la apariencia del instalador sea consistente con cualquiera de los métodos de arranque utilizados. Además se han añadido varios controladores hardware que permiten reconocer una mayor variedad de dispositivos.

Sin embargo, hay una serie de problemas que aún quedan por resolver antes de poder disfrutar de la versión final, y uno de ellos afecta a los conflictos que hay con el gestor de arranque Grub al tratar de instalar éste último en una llave de memoria USB.

Y mientras todo esto pasa, Debian 7.0 Wheezy está cada vez más cerca de llegar, y ya se ha bajado de los 200 bugs a corregir, algo que es buena señal y que parece indicar que en los próximos 6 meses tendremos con bastante probabilidad esa esperada nueva versión de Debian.