EL kernel 3.10 será el próximo que tenga soporte extendido, dos años garantizados

Grer Kroah-Hartman ha publicado en su blog un artículo en el que explica cómo cada año quiere elegir al menos una versión del núcleo que se convertirá en versión «longterm stable», y en este caso esa versión será Linux 3.10.  Eso significa que el kernel tendrá soporte garantizado durante al menos dos años.

Y eso, dice GKH, que la publicación de versiones estables del kernel sigue a muy buen ritmo y aún quedan muchos parches no solo ya pendientes de aparecer en el kernel Linux 3.10, sino en versiones posteriores.

La elección se ha realizado además tras hablar con varias empresas y grupos de desarrollo, y aunque puede que no sea una decisión a gusto de todos, parece la opción más adecuada según el mantenedor de los núcleos estables de Linx.