Miguel de Icaza se pasa al Mac, so what?

Probablemente todos los que uséis Linux hayáis leído algo u oído hablar de Miguel de Icaza, un desarrollador software que creó proyectos como GNOME junto a Federico Mena y que también ha sido el responsable de la creación de la plataforma Mono, la implementación Open Source del framework .NET de Microsoft.

De Icaza escribió hace un par de días un artículo en su blog en el que explicaba cómo a pesar de haber invertido «años de mi vida en el escritorio Linux» ha tomado la decisión de dejar en segundo plano Linux para centrar toda su actividad diaria en los Mac y en Mac OS X.

Las razones de De Icaza son claras, y explicaba cómo en un viaje de vacaciones que hizo a Brasil en 2008 se llevó un Mac para comprobar cómo se comportaría. Y parece que no le defraudó en absoluto:

«En lo que respecta a la informática, resulta que esas tres semanas fueron muy relajantes. La máquina entraba en suspensión y reiniciaba la sesión sin problemas, la conectividad WiFi funcionaba sin más, el sonido no dejaba de funcionar, y pasé tres semanas sin tener que recompilar el kernel o ajustar esto o lo otro, sin tener que luchar con los controladores gráficos, o luchar con la extraña y aleatoria degradación de potencia que sufría mi ThinkPad«.

Aquel experimento le hizo usar el Mac cada vez más a menudo, y en octubre de 2012, tras mudarse a su nuevo apartamento, ni siquiera volvió a conectar el ordenador que usaba con Linux. «Para mi la fragmentación de Linux como plataforma, las múltiples e incompatibles distribuciones, y las incompatibilidades que existen en distintas versiones de la misma distro se convirtieron en mi Isla de las Tres Millas/Chernobyl«, añadía en su blog.

Lo cierto es que las razones de Icaza son perfectamente respetables: Linux no es perfecto. Pero tampoco lo es OS X. O como diría Robin Williams en «El Indomable Will Hunting»

You’re not perfect, sport.
And let me save you the suspense. This girl you met, she isn’t perfect either.
But the question is: whether or not you’re perfect for each other. That’s the whole deal.

Así es. Lo importante es que sea perfecto para ti (aunque sea un sistema operativo, o una máquina). ¿Hay fragmentación en Linux? Por supuesto. Precisamente esa fragmentación es una seña de su identidad, consecuencia directa de la filosofía Open Source, del hágaselo usted mismo. ¿Me gusta que haya 500 distribuciones Linux, cada una de su padre y de su madre? No, porque creo sinceramente que la unión (al menos, cierta unión) hace la fuerza. Pero eso no significa que cada una de ellas no tenga sentido para quienes las han creado. Esa gente que ha tenido la posibilidad de coger una idea, adaptarla a sus necesidades, y compartirla por si alguien más quería aprovecharse de ese esfuerzo. Intente hacer eso con OS X o Windows, Sr. De Icaza.

Por supuesto que los Mac funcionan razonablemente bien. Hay un escaso puñado de configuraciones hardware posibles que controlar, una sola plataforma software, y una filosofía en la que salirse de lo establecido se paga con el ostracismo. Y eso no quiere decir que los Mac y OS X sean el demonio. Yo mismo tengo un MacBook Air con el que estoy encantado y que efectivamente funciona fantásticamente. Pero lo uso de forma indistinta con otros equipos con Linux o con Windows, según la ocasión y según mis preferencias en cada momento. Y me parece perfecto hacerlo así, como me parece perfecto que De Icaza explique sus argumentos que se resumen en una sola cosa.

Que el Mac le simplifica la vida. Punto pelota. So what?

Este post está dedicado especialmente a mi hasta hace poco compañero de batalla Metalbyte, que recibió una crítica muy poco educada de Miguel de Icaza a su algo desafortunado (por algún que otro desliz) post en MuyLinux.

Pero como corregirse es de sabios, Metalbyte no solo editó el artículo, sino que escribió una carta abierta a este desarrollador con toda la educación que le faltó a este último. Se puede estar equivocado, y se puede no estar de acuerdo con las ideas de los demás, pero lo que no se puede hacer es caer en la descalificación y la mala educación, algo que es especialmente más peligroso cuando alguien es relativamente conocido como el Sr. De Icaza. Minipunto y punto para mi compi. Bien por ti, Metalbyte.

(Créditos de la imagen: Brad Wilson en Flickr)