Intel muestra Tizen con GNOME Shell en un Ultrabook

El proyecto Tizen que sobre todo está orientado a smartphones -Samsung prepara el lanzamiento de su primer terminal para su llegada de forma inminente– también podrá tener cabida en portátiles. Lo demostró Intel en la Tizen Developers Conference que se ha celebrado esta semana, en la que mostró un Ultrabook basado en un Intel Core i7 corriendo bajo esta plataforma.

En el escritorio Intel mostró un «Tizen Shell» que es en esencia una variante de GNOME Shell y del entorno de escritorio GNOME 3. En esa demo, que podéis ver en el vídeo de este post, se muestra cómo la plataforma es capaz de ejecutar aplicaciones como Shotwell, Rhythmbos y Steam, además de ejecutar aplicaciones web de Tizen.

También se mostraban widgets, aunque programados en JavaScript como extensiones GNOME y no como aplicaciones web Tizen, de modo que por el momento parece que esta edición se basa más en GNOME pero hace posible la ejecución de aplicaciones web de la plataforma Tizen.

La renovación del proyecto con el anuncio de Tizen 2.1 y su mejor soporte de aplicaciones nativas y de aplicaciones web es un nuevo paso para este proyecto liderado por Samsung e Intel y que también podría tener acompañantes especiales. Por ejemplo, durante las jornadas se presentó Qt for Tizen en versión alpha, que permite a los desarrolladores aprovechar los QT Quick Controls con el aspecto visual de Tizen.

Los Dell XPS 13 Sputnik con Ubuntu 12.04 LTS llegan a España

Dell ha sido siempre el fabricante que más firmemente ha apostado por Ubuntu, y aunque en ciertas etapas ese apoyo ha sido algo confuso, la aparición de los Dell XPS 13 con Ubuntu 12.04 ha vuelto a confirmar esa apuesta. El proyecto de los también conocidos como Dell Sputnik está orientado a los desarrolladores, pero en realidad cualquier usuario puede disfrutar ya de estos Ultrabooks, y lo mejor de todo: los usuarios españoles ya pueden hacerlo también, porque los Dell Sputnik han llegado a nuestro país.

De hecho, han llegado en su renovada versión con pantalla Full HD y resolución de 1.920×1080 -hasta hace poco la resolución de pantalla era de 1.366×768-, lo que sin duda añade más valor a la propuesta de Dell, que cuenta además con procesadores Intel de la serie Ivy Bridge (en concreto, los i7-3537U), GPU Intel HD 4000, 8 GB de RAM, y 256 GB en su unidad SSD.

Y por supuesto, la característica más relevante: la preinstalación de Ubuntu 12.04 LTS y la garantía de Dell, que ha puesto en marcha un repositorio específico en el que estarán disponibles los paquetes que mejorarán la compatibilidad hardware de este Ultrabook.

El precio del Dell XPS 13 con Ubuntu es de 1.329 euros, y es especialmente destacable que por primera vez en mucho tiempo se aprecia realmente la diferencia con el modelo con Windows 8, que cuesta 1.399 euros.  No es un portátil barato, desde luego, pero sus prestaciones justifican sin duda ese coste que probablemente algunos de vosotros estaréis más que dispuestos a pagar. Si os animáis, tenéis el Dell XPS 13 con Ubuntu 12.04 LTS disponible en tienda online oficial de Dell, aquí.

Linux Mint o Ubuntu en el Chromebook Pixel

Aunque tengo muchas reservas sobre el Chromebook Pixel que Google acaba de presentar, es evidente que este Ultrabook de los de Mountain View tiene características destacables, como su impresionante pantalla con resolución de 2.560×1.700 píxeles, lo que para sus 12,85 pulgadas de diagonal resulta impresionante.

El problema, como comentaba en Incognitosis, es el hecho de que Chrome OS no es un sistema operativo al que se le pueda sacar tanto partido en este portátil, pero ahora llegan noticias de Bill Richardson, uno de los ingenieros de Google a cargo de Chrome, OS, que ha confirmado que en realidad este singular portátil está preparado para poder funcionar con distribuciones Linux convencionales, y de hecho lo ha demostrado instalando Linux Mint.

El soporte del hardware del Chromebook Pixel es completo salvo por la pantalla táctil ni de los gestos táctiles en el touchpad, que al menos por ahora no podréis disfrutar si instaláis Linux Mint en el Pixel. Salvo por ese detalle, parece que por lo demás el portátil se comporta de manera ejemplar.

Richardson indica los pasos para lograr instalar Linux Mint en los comentarios de su captura al respecto, y no son especialmente complejos así que cualquier usuario con cierta experiencia en estos temas no debería haber ningún problema.

No solo eso: este mismo ingeniero habló de la posibilidad de ejecutar tanto esta distro como otras muchas -incluida Ubuntu, para la que dio un ejemplo gráfico- a través de un entorno virtual con chroot, algo que hace necesario el uso del código disponible en GitHub.

Sin duda, interesantes formas de sacarle partido a un producto que sigo considerando que tiene un precio demasiado elevado para lo que ofrece. La pantalla resulta espectacular, desde luego, pero contar con tan solo 32 Gbytes de SSD y con puertos USB 2.0 a estas alturas me parece un error por parte de Google. Esperemos que futuras revisiones del Pixel solucionen esas limitaciones y mejoren también el apartado del precio.