Ubuntu Edge, el smartphone que cualquier linuxero querría tener

Ubuntu Edge

Y salió a la luz. Ayer Canonical desveló el secreto mejor guardado: la puesta en marcha de una campaña de crowdfunding o financiación colectiva para producir su propio smartphone basado en Ubuntu, pero que tendrá arranque dual con Android (gran idea): el llamado Ubuntu Edge.

Este terminal aún no tiene especificaciones finales concretas, pero su hardware es muy destacable en varios apartados. El procesador será quad-core, pero no especifican el modelo (afirman que será muy rápido, veremos), pero a él le acompañan al menos 4 GB de RAM y, atención, 128 GB de capacidad de almacenamiento. Esa capacidad es lógica ya que el terminal tendrá la capacidad de convertirse en un PC de escritorio al conectarlo a un monitor HDMI.

Además de esas especificaciones contaremos con una cámara posterior de 8 Mpíxeles, otra frontal de 2 Mpíxeles, una novedosa batería con ánodos de silicio (que permite mayor densidad y mayor autonomía, al menos en teoría), y una pantalla protegida por un cristal de zafiro que lo hará especialmente resistente. El diseño del terminal hace honor a su nombre, con varios ángulos que le dan personalidad propia.

Canonical ha decidido iniciar esa campaña de financiación colectiva en IndieGogo y durante las primeras 24 horas se podía conseguir el smartphone a 600 dólares, pero las 5.000 unidades disponibles ya se han agotado –veremos si modifican esos términos– y ahora los interesados tendrán que pagar 830 dólares por el privilegio de tener acceso a alguna de las 40.000 unidades iniciales programadas para el lote inicial.

Si Canonical logra 32 millones de dólares de recaudación, se pondrán en marcha con el proyecto, y eso haría que tuviéramos los Ubuntu Edge en nuestras manos el próximo mes de mayo de 2014. Queda tiempo, desde luego, pero muchos ubunteros y linuxeros seguramente se hayan apuntado a esta campaña tan ambiciosa.

Yo, por cierto, ya lo he hecho. Ahora, a esperar que consigan el objetivo y se pongan a trabajar en uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de las empresas Open Source. ¡Buena suerte!